La Historia de Savitri

4:39 p. m.

Hace tiempo, en mi antiguo trabajo de arreglar computadora habia descargado una serie de PDF´s de información acerca del Mahabharata, la historia épica de la India. Después de  mucho tiempo (casi 2 años después) reviso mi Pendrive a donde estaban los documentos que había descargado y como últimamente en mi nuevo trabajo (que no estamos haciendo nada) lei la historia resumida de esa épica y fantastica historia pero me encontré que dicha historia había un cuento de amor, tal vez era como un Spin-off o algo asi. Espero que les guste.

La Historia de Savitri

 

Hubo en otro tiempo un rey llamado Asvapati que tenía una hija a quien por lo buena y hermosa dieron el nombre de Savitri, el mismo de una sagrada oración de los induístas.
Cuando Savitri llegó a la edad núbil, le dijo su padre que escogiera marido según su libre voluntad, pues en la antigua India no se conocía ni por asomo lo que hoy se llama en las monarquías razón de Estado, y las princesas de sangre real eran dueñas absolutas de sus amorosos sentimientos.

Savitri aceptó el consejo de su padre, y en consecuencia, en la carroza regia, acompañada de lucida escolta y ancianos magnates que de ella cuidaran, visitó varias cortes vecinas y otras de distantes reinos, sin que ningún príncipe lograra rendir su corazón.
Acertó a pasar la comitiva por una ermita ubicada en uno de aquellos bosques de la antigua India vedados para la caza, de suerte que los animales que lo poblaban habían perdido todo temor al hombre, y hasta los peces de los lagos tomaban con su boquita las migajas de pan que se les daban con la mano.

Durante millares de años no se había matado a ningún ser viviente en aquel bosque, y los sabios y los ancianos disgustados del mundo se retiraban a vivir allí en compañía de los ciervos y las aves, y se entregaban a la meditación y a espirituales ejercicios el resto de su vida.

Sucedió que un rey llamado Dyumatsena, ya anciano y ciego, vencido y destronado por sus enemigos, se refugió en el bosque vedado con la reina su esposa y sus hijos, de los que el mayor se llamaba Satyavân y allí pasaban la vida en rigurosa penitencia.

Era costumbre en la antigua India que todo rey o príncipe, por poderoso que fuese, al pasar por la ermita de un varón sabio y santo retirado del mundo, se detuviese a tributarle homenaje, pues a tanto llegaba el respeto y veneración en que los reyes tenían a los yoguis y rishis.

El más poderoso monarca de la India antigua se hubiera ufanado de poder trazar su descendencia de algún yogui o rishi que viviera en el bosque alimentándose de frutas y raíces y cubierto de andrajos.

Así es que cuando pasaban a caballo por una ermita, ponían pie en tierra largo trecho antes de llegar y lo andaban a pie hasta donde estaba el eremita. Si iban en carroza y armados, también ponían pie en tierra, se despojaban de sus arreos militares, y entonces entraban en la ermita, pues era costumbre que nadie entrara en aquellos sagrados retiros o ashramas como se les llamaba, con arreos militares, sino con porte severo, pacífico y humilde.


Fiel a la costumbre, entró Savitri en la ermita del bosque vedado, y al ver a Satyavân, el hijo del destronado rey eremita, quedó fulminantemente enamorada de él.

Había esquivado Savitri a los príncipes de todas las cortes, y únicamente el hijo del destronado rey Dyumatsena le había robado el corazón.

Regresada la comitiva a la corte, el rey Asvapati le preguntó a su hija:

   Dime, Savitri, querida hija mía, ¿viste alguien digno de ser tu esposo?

   Sí, padre mío, —respondió Savitri ruborizada.

   ¿Cómo se llama el príncipe?

   Ya no es príncipe, padre mío, porque es el hijo del rey Dyumatsena que ha perdido su reino. No tiene patrimonio, y vive como un sannyasín en el bosque, recogiendo hierbas y raíces para alimentarse y mantener a sus ancianos padres con quienes mora en una choza.

Al oír esto de labios de su hija, el rey Asvapati consultó con el sabio Narada, que se hallaba presente, quien declaró que aquella elección era la de mas funesto presagio que hubiera podido hacer la princesa. Le dijo entonces el rey a Narada que explicase los motivos de su declaración, y él respondió:
 
   De aquí a un año morirá ese joven.

Aterrorizado el padre al escuchar tan fatídico presagio, le dijo a su hija:

   Piensa, Savitri, que el joven a quien has elegido ha de morir dentro de un año, y te quedarías viuda. Desiste de la elección, hija mía, y no te cases con un joven destinado a tan corta vida.

Pero Savitri respondió:

   No importa, padre. No me pidas que me case con otro y sacrifique la castidad de mi mente, porque en mi pensamiento y en mi animo amo al valiente y virtuoso Satyavan y lo he aceptado por esposo. Una doncella escoge sólo una vez y nunca quebranta su fidelidad.

Al verla tan resuelta de mente y animo, resignóse el padre a la voluntad de Savitri, que en consecuencia se casó con el príncipe Satyavan, y tranquilamente dejó el palacio de su padre para vivir en la cabaña del bosque con el elegido de su corazón, y ayudar al sostén de sus ancianos padres.

Aunque Savitri sabía cuando iba a morir su marido, guardó rigurosamente el secreto.
Todos los días se internaba Satyavan en el bosque para cosechar frutas y flores y reunir fajina, y con la carga volvía a la choza donde su esposa aderezaba la comida.

Así pasaban los días hasta que tres antes de la fecha fatal, resolvió a solas consigo misma pasar aquellos tres días con sus noches en completo ayuno y fervorosa oración, sin dar a entender su pena y ocultando sus lagrimas.

Amaneció el presagiado día, y no queriendo Savitri perder de vista ni por un momento a su marido, solicitó y obtuvo de los padres permiso para acompañarle cuando fuera a la cotidiana cosecha de hierbas, raíces y frutas silvestres por el interior del bosque, como así lo hizo.

Estaban en pleno bosque, cuando con desmayada voz se quejó Satyavan a su esposa diciendo:

   Amada Savitri, la cabeza se me aturde, se desvanecen mis sentidos y me sobrecoge el sueño. Déjame reposar un rato en tí.

Temblorosa y asustada replicó Savitri:

   Ven, amado señor mío y reclina la cabeza en mi regazo.
Satvayan reclinó la ardorosa cabeza en el regazo de su mujer y a poco exhaló un gemido y expiró.

Abrazada al cadáver de su marido, deshecha en lágrimas, permaneció Savitri en aquella soledad, sentada en el suelo, hasta que llegaron los emisarios de la Muerte para llevarse el alma de Satvayan.


Pero ninguno de ellos pudo acercarse a donde estaba Savitri con el cadáver de Satyavan reclinado en su regazo, porque se lo impedía un círculo de fuego que rodeaba al grupo formado por la viviente y el muerto.

Así es que los emisarios se volvieron al rey Yama, el dios de la Muerte, y le dijeron por qué no habían podido traer el alma de Satyavan.

Yama, el dios de la Muerte, el juez de los muertos, ocupaba tan divina posición por ser el primer hombre que había muerto en la tierra, y decidía si al morir un mortal merecía premio o castigo. Así pues, vino Yama en persona al bosque, y como era dios pudo atravesar sin peligro el círculo de fuego, y acercarse a donde estaba Savitri, a quien dijo:
 
   Hija mía, entrega este cadáver, pues ya sabes que la muerte es el destino de todo mortal, y yo soy el primer mortal que murió. Desde entonces todo lo que vive ha de morir. La muerte es el destino del hombre.

Savitri dejó el cadáver de su marido, y Yama le sacó el alma y se marchó con ella; pero no había andado mucho trecho, cuando oyó tras si pasos sobre las hojas secas, y al volverse vio a Savitri, y le dijo:

   Savitri, hija mía, ¿por qué me sigues? Este es el destino de todos los mortales.

Savitri respondió:

   No te sigo a ti, padre mío, sino que también es el destino de la mujer ir a donde su amor la lleva, y la eterna ley no separa al amante esposo de la fiel esposa.

Entonces dijo el dios de la Muerte:

   Pídeme el don que quieras, menos la vida de tu marido.

A lo que respondió Savitri:

   Si gustas de otorgarme un don, ¡oh! rey de la muerte, te pido que devuelvas la vista a mi suegro y sea dichoso.

Yama repuso:

   Cúmplase tu piadoso deseo, respetuosa hija.

Y el rey de la Muerte siguió su camino con el alma de Satyavan. De nuevo oyó pasos tras sí, y al volverse vio que lo seguía Savitri, y le dijo:
 
   Savitri, hija mía, ¿todavía me sigues?

Y ella respondió:

   Sí, padre mío; no puedo menos, pues aunque me esfuerzo en retroceder, la mente corre en pos de mi marido, y el cuerpo la sigue. Tienes el alma de Satyavan, y como su alma es también mía, mi cuerpo la sigue.

Yama repuso:

   Me placen tus palabras, hermosa Savitri. Pídeme otro don, mientras no sea la vida de tu marido.

A lo que replicó Savitri:

   Si te dignas concederme otro don, haz que mi suegro recobre su reino y sus riquezas.

Yama le dijo:

   Concedido, amante hija. Pero vuélvete a tu hogar, porque ningún viviente puede ir en compañía de Yama.



Y el rey de la Muerte prosiguió su camino. Pero Savitri persistió en seguirle; y Yama, volviéndose de nuevo, dialogaron:
 
   Noble Savitri, no me sigas con tu dolor sin esperanza.

   No tengo más remedio que ir a donde te llevas a mi amado.

   Pues entonces supón, Savitri, que tu marido fué un malvado y me lo llevo al infierno.

   ¿Irías a donde fuera tu amado?

   Alegre iría a donde él fuera, ya en vida, ya en muerte, ya al cielo, ya al infierno.

   ¡Benditas sean tus palabras, hija mía! Me has complacido. Pídeme otro don, con tal que no sea la vida de tu marido.

   Pues ya que me lo permites, haz que no se quiebre la regia estirpe de mi suegro, y que su reino hereden los hijos de Satyavan.

El rey de la Muerte sonrió y dijo:

   Hija mía, se cumplirá tu deseo. Aquí tienes el alma de tu marido. Volverá a la vida y vivirá para ser padre de tus hijos que con el tiempo serán reyes. Vete a tu hogar. El amor ha triunfado de la muerte. Nunca mujer alguna amó como tú, y eres la prueba de que aun yo, el dios de la Muerte, nada puedo contra la fuerza del verdadero y perseverante amor. - FIN - 



TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios

Términos y Condiciones

Las imágenes y videos aquí reproducidos son copyright de sus respectivos autores. Todo el material es aquí reproducido con fines periodísticos, educativos y de entretenimiento para la gente de Caracas - Venezuela y el mundo. Si quiere saber mas de lo referente a publicidad y privacidad de su información para que empresas no utilizen sus datos de manera inescrupulosa, haga click aquí


Escribeme

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Subscribe